Esperar lo inesperado!

Tu vida será más radiante que el sol de mediodía,
y la oscuridad será como el amanecer. Job [11:17]

Este es un versículo que una amiga me compartió mientras le contaba sobre mi último viaje de misiones en México con el ministerio de FX Missions. Le comentaba que mientras visitaban a los niños de Esperanza Viva en Matamoros, decidí al último momento unirme al equipo y hacer el viaje al interior de México en ellos, en ese momento pude sentir de manera palpable el amor de Dios derramado sobre mí.

¡Cuando Dios abre puertas por las que El quiere que camines, realmente no puedes resistirte a eso! Tal vez en algunas ocasiones no estés muy seguro si realmente es Dios, pero definitivamente esta vez no era una de esas ocasiones, claramente pude oír al Espíritu Santo hablándome e invitándome a asociarme con El…. ¡Y no pude resistirme a su invitación! ¡Qué hermoso es caminar en Su perfecta voluntad! Dios y Sus promesas, ¿Cómo resistirse a Él?.

Dos semanas de viaje de misiones terminaron siendo 13 días increíbles y súper bendecidos, ¡Cada día aún mejor que el anterior! En cada lugar que visitamos pude sentir la presencia de Dios fuertemente. Dios se movió y obró en maneras diferentes en cada lugar que visitamos, ¡Fue simplemente mucho para ser absorbido en un solo momento! La pasión de la gente adorando a Dios en la Casa de Oración en Cuernavaca; cada sonrisa de los niños de Esperanza Viva en Puebla; el hambre por Dios de la gente en Oaxaca, la belleza de Dios mostrada en una tierra mas allá de lo lejano en medio de la nada… Claro, me refiero a las hermosas montañas Oaxaqueñas, por cierto, ¿Mencione que soy Oaxaqueña? 😀

Algo que siempre es interesante es intentar entender el proceso de multiplicación de Dios; cuando estás en un viaje de misiones uno de los objetivos es bendecir y mostrar el amor de Dios a las personas que visitas, de hecho ¡eso sucede! Pero lo cierto es que al final ¡eres más bendecido por ellos!

Una de las cosas que me encanta de las misiones es que a cada lugar que voy Dios me enseña algo nuevo, y esta vez no fue la excepción. Dios simplemente ¡me sorprendió! Me bendijo más de lo que esperaba, y me recordaba “Esperar lo Inesperado” a través de diferentes situaciones durante el viaje.

Para este punto de la charla con mi amiga, ella ya estaba tan emocionada como yo. Me animó a nunca perder la habilidad de ser sorprendida, y así es como quiero vivir, no solo vivir una vida ordinaria sino caminar en fe, fijando mis ojos en lo eterno, y encontrar lo extraordinario en las cosas ordinarias. Entonces, estoy lista para ser sorprendida más que nunca en la vida.  Asómbrame  Señor, ¡Estoy lista!

Ita_Cuernavaca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *