EL ESPIRITU RELIGIOSO

Un espíritu religioso es una guía falsa que busca sustituir y reemplazar el liderazgo del Espíritu Santo, incluso busca engañar haciendo creer que en realidad se está siguiendo al Espíritu Santo al seguir su liderazgo. Una vez que un espíritu religioso se vuelve una fortaleza en el corazón, es muy difícil desalojarlo, ya que el anfitrión lo defiende como si fuera el mismo Espíritu del Señor. No obstante, con Dios, todo es posible, incluso ser liberados de un espíritu religioso.

Mientras escribo y edito esta publicación, me doy cuenta de que lo que estoy compartiendo va a ser ofensivo. Sin embargo, no quiero que sea innecesariamente ofensivo. Permíteme decir que no creo que cualquiera, incluso yo, seamos insensibles a las influencias que destaca este artículo. Todos somos débiles. Todos tropezamos. Dicho esto, quiero animarte a que consideres cuidadosamente lo que estoy diciendo, sin responder instintivamente. A la mayoría de las personas no les gusta que sus debilidades sean resaltadas y por eso se sienten obligados a defenderse. Conozco muy bien esta sensación porque yo también lo hago. Pero sostener ideas opuestas en la mente al mismo tiempo, y mantener la habilidad de  que funcione, requiere un máximo esfuerzo, pero es una señal de inteligencia y de profundidad. Tal vez te ofendas, pero, incluso así, espero que te enriquezca a largo plazo.

Durante los últimos años, he estado reconociendo algo, la manera en que hablan y se comunican ciertos movimientos cristianos a mí alrededor. No todas las palabras, por supuesto, pero hay ciertas palabras, dependiendo del movimiento, que toman cierta pronunciación fonética santificada, por ejemplo: GAUD (cercana a la pronunciación fonética del inglés God/Dios). Creo que con esto quieren decir DIOS. Cuando me encontré por primera vez con esta pronunciación, me encontraba en un lugar en donde pude preguntar a alguien que conociera la historia desde adentro. Dije algo así como: “Cuéntame acerca de esta pronunciación”. Esta mujer dijo que esta era la manera en que cierta persona pronunció DIOS en los inicios de la fundación de ese ministerio. Ella lo dijo con una gran sonrisa. Supongo que fue visto como una distinción positiva. A mí no me pareció así. Pudo no haberlo escuchado bien la primera persona que lo pronunció pero tuvo un sentido totalmente hueco para mí. Siendo amable, quien lo dijo originalmente, era de otro país. Sin embargo, toda esa gente era de los Estados Unidos y estaban siguiendo esta pronunciación como si fuera un estilo codificado que invocaba un poder especial. Puede que sea cierto, pero en mi opinión, el poder especial que invoca este tipo de cosas, no es quien dice estar invocando.

Esto también en el estilo del Cristianismo en California, Estados Unidos – en onda, hippies y sobrenatural – parece que se está expandiendo con cierto vigor. Vemos gente en videos de YouTube o en GodTV, o en persona con una sazón  o estilo muy distintivo. Tú sabes, los ministerios tienen sabores y algo muy distintivo en particular. Esto en sí, no es motivo para sorprenderse o para estar precavidos. Sin embargo, antes de que te des cuenta, todos podríamos estar usando un movimiento de karate, como el que hace Buzz Lightyear y por el cual es famoso, si es que me doy a entender o la pronunciación de GAUD, o las palabras de moda –presencia, avance, manifestación, encuentro y así podríamos seguir sin terminar.

Mucho de esto puede fluir por el deseo de ser estimado, como a menudo estimamos este tipo de cosas. Pero el deseo de ser estimado es una trampa. No está mal estimar a otros, pero el desear ser estimados es una guía falsa que te llevara lejos de Dios, al mismo tiempo que clamas ser enviado por Él. Esto es algo similar como el querer que otras personas piensen que eres súper espiritual. Algunas veces, cuando se trata de aparecer ante otros, sentimos la necesidad de añadir un poco de estilo y salir de lo normal. Si pretendemos compensar lo que nos falta en sustancia, ya hemos tomado la oferta de una guía falsa.

La religión es lo que queda cuando el Espíritu abandona el edificio. –Bono

(Continuará…)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *