Madurez Espiritual

For this article in English click here >>> Spiritual Maturity

A medida que crecemos en madurez espiritual nuestro deseo crece hacia la reciprocidad. Queremos tener una contribución, algo que aportar y también queremos crecer en nuestra contribución. A menudo, cuando estamos en las etapas iniciales de nuestro trayecto por la vida buscamos todo y a todos los que harán una contribución por y para nosotros, sin pensar mucho en contribuir. Esto es normal y no debería causar ninguna alarma. “¿Qué hay para mi? Es una expresión de inmadurez, proveniente de una mente y de una perspectiva inmadura.

Dependencia, Independencia, Interdependencia 

En Romanos 1 podemos ver la forma de pensar de Pablo sobre la impartición. Aquí explica que la impartición es, de hecho, mutua. No es algo que el “gran hombre” o la “gran mujer” vengan a hacer, es algo en lo que participamos mutuamente. 

10 Siempre pido en mis oraciones que, si es la voluntad de Dios, por fin se me abra ahora el camino para ir a visitarlos. 11 Tengo muchos deseos de verlos para impartirles algún don espiritual que los fortalezca; 12 mejor dicho, para que unos a otros nos animemos con la fe que compartimos.

Mucho de lo que vemos a nuestro alrededor e incluso la forma en que se construyen las cosas, en efecto nos encierran en la inmadurez. No te alarmes, si es realmente a Jesús a quien sigues ¡El te guiará más allá de éstas cosas!

Dios obrando

Dios está obrando en nosotros. Debemos tener esto en cuenta. No sólo es lo que nosotros deseamos, lo que sentimos, la necesidad que tenemos o los deseos de los demás. Hay un deseo que está presente, obrando, que es más grande y que se suma a cada una de las necesidades y deseos humanos. Es el deseo de Dios mismo. Su deseo está presente y obrando entre nosotros tanto como para querer como para hacer Su buena voluntad como está claro en las Escrituras.  

Si nos olvidamos de esto o no lo reconocemos nos vemos reducidos y encerrados dentro de las luchas entre nosotros. Este es un lugar en donde florecen la culpa y las acusaciones y en donde sentiremos una obligación, tal vez incluso una responsabilidad de “luchar con sangre y carne” por lo que sentimos que necesitamos o por lo que queremos. Esto nos hace perder el enfoque y amenaza con invalidar nuestra vida y nuestro ministerio. 

Tengo muchos deseos de verlos… 

Hay otra cosa que señalar en la escritura anterior en la que vale la pena pensar. Algunas cosas que necesitamos, tanto para dar como para recibir requieren unidad. ¿Por qué Pablo no simplemente “impartió” lo que quería dar en la carta que estaba enviando? Medita en eso.   

Claramente Pablo se dió cuenta que había algo que necesitaba dar y recibir que requería unidad. Una de las debilidades de una carta es que es un monólogo. 

Una cosa que me viene a la mente aquí es que la unión crea la oportunidad para el diálogo. Con la llegada de la comunicación en tiempo real desde los tiempos en que Pablo estaba entre nosotros haciendo la obra podemos sentir que hemos superado la limitación de lo que se puede lograr estando a la distancia. Quiero decirles que hay ciertas cosas que suceden cuando estamos juntos que ninguna tecnología puede superar. Necesitamos estar juntos. Ciertas cosas se perderían si fallamos en esto. 

La contribución especial de cada parte

Una oportunidad que está disponible para nosotros y aún mucho más a medida que estamos juntos, es encontrar cómo nuestra “parte” encaja con otras partes. Todos tenemos una contribución especial, esto es lo que Dios ha puesto en cada uno de nosotros y que quiere enfatizar a través de nuestra vida. Estando en unidad nos ayuda a encontrar estas cosas acerca de Dios y lo que El ha puesto en los demás. Y no sólo eso, sino que podemos comenzar a ver y a comprender cómo nuestra “parte” se conecta y es parte de algo mucho más grande; y cómo ésta encaja con los demás. También nos recuerda que si bien somos partes legítimas del cuerpo de Cristo no somos legítimamente “independientes”. Como parte del cuerpo de Cristo estamos conectados con las demás partes. Me vienen a la mente varios ejemplos en las escrituras sobre equivocaciones. Resistiremos este hecho a nuestro propio riesgo.  

La unidad es para que sirva

Todo lo que he dicho anteriormente está en riesgo de ser utilizado para enfatizar la importancia de asistir a una reunión. Déjame aclarar. No estoy tratando de hacerte que “vayas a la iglesia” o que vayas a una reunión de iglesia. Ese argumento en su totalidad está siendo hecho por otros.

Vemos las cosas desde un punto de vista como somos, no como son. A menos que nuestro punto de visa pueda ampliarse interpretaremos todo de la manera que siempre lo hemos hecho. Recuerda la advertencia de Jesús “… aún teniendo ojos, no ven…” esto es lo que sucede cuando no hay un cambio en nosotros. 

A la que me refiero aquí es sobre un ensamble, quizá en un sentido técnico. La antigua versión de la Biblia KJV (King James Version) habla de no fallar en reunirnos y gran parte de la palabrería que se ha utilizado para “torcer la mano” a la gente para no faltar a una reunión de la iglesia. Si lo vemos en un sentido técnico poco de lo que hacemos en dicha reunión tiene que ver con la unidad. El hecho de que todas las partes de una bicicleta estén en la misma habitación no significa que esté lista para funcionar. La unidad es para que sirva. Las partes deben estar unidas en su lugar y junto con las otras partes contribuyentes hacer posible una función.   

Las partes existen en la contemplación del todo. —Peter Drucker

¿Cuál es mi punto en todo esto?

Maduremos. Crezcamos en una perspectiva de tener una contribución no solo de ser contribuido. Encontremos las partes del todo a las que se supone que debemos unirnos. Aprendamos cómo contribuir entre nosotros y que logremos trabajar juntos para el beneficio de los demás. Comprometámonos a crecer en esto y a no estar satisfechos hasta que seamos fructíferos. Démonos cuenta de que somos parte de algo más grande y no fallemos en estar juntos con todas estas partes. 

Fotografía por  Jamie Street en Unsplash

One Reply to “Madurez Espiritual”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.